Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede consultar más información en la Política de Cookies.

Destacados

Expresiones coloquiales de la lengua española y su etimología

Publicada: 6 de agosto de 2019

Comenzamos agosto con un artículo dedicado a todos aquellos que queráis profundizar en el conocimiento de la lengua española a través del análisis, asimilación y comprensión de una selección de expresiones idiomáticas comúnmente utilizadas de forma coloquial como recurso literario o narrativo en películas, novelas y otros escritos de nuestra época.

Para elaborar este artículo hemos seleccionado un conjunto de frases y citas célebres que forman parte del amplio repertorio de manifestaciones lingüísticas propias de nuestro vocabulario y su etimología. Esto constituye además una fuente de referencias históricas para todos aquellos que buscáis un aprendizaje continuo, obteniendo provecho en cada texto que leéis ¡Vamos allá!: 

«Tomar el pelo». Significa engañar a alguien. Su etimología varía según las fuentes consultadas: por un lado encontramos una vertiente que hace mención al corte de pelo que se les hacía a los presos y militares novatos como medida higiénica en cárceles y cuarteles, lo cual propiciaba las burlas de sus compañeros; y por otro, quien hace referencia a la importancia de la barba y el pelo en ciertas épocas, en las cuales era una ofensa o agravio el simple hecho de tocar la barba o el pelo de otra persona.

«Tener mucha cara», «tener mucho morro» o «tener mucha jeta». Estas tres expresiones son sinónimas entre sí y hacen referencia a una persona que carece de vergüenza o es descarada. Según hemos podido averiguar esta expresión procede de la connotación negativa que se le da al rostro de un animal, compuesto por el hocico y la nariz o morro y que carece de la particularidad humana de cambiar de color ante situaciones embarazosas. La palabra “jeta” también se utiliza para nombrar la cara pero como aumentativo: «menuda jeta más dura tienes».

«Poner los dientes largos». Significa coloquialmente dar envidia. Su origen está relacionado con el mundo animal y procede de la acción de ciertos carnívoros de levantar los labios cuando van a comer, mostrando sus colmillos más grandes y largos que en un estado de reposo.

«A la ocasión la pintan calva». Significa tener una oportunidad sobre algo de forma espontánea o rápida. Su origen procede de la pintura de una diosa romana llamada Ocasión representada comúnmente colocada sobre una rueda y con alas en la espalda o los pies y que, si bien tenía una abundante melena en la parte frontal de su cabeza, en la zona posterior era calva. Esta obra siempre se ha visto como símbolo de la imposibilidad de «coger por los pelos» las oportunidades una vez han pasado de largo.

«Se te ha visto el plumero». Significa descubrir las intenciones ocultas de una persona. Su origen está relacionado con la política y más concretamente con los liberales de principios del siglo XIX quienes, tras sellarse en 1812 la Constitución de Cádiz, constituyeron la Milicia Nacional a través de la cual sus miembros defendían ideas progresistas y cuyo sello de identidad consistía en un gorro pertrechado con un penacho de plumas que les hacía visibles desde largas distancias. La prensa del siglo XIX comenzó a referirse a las características de esta prenda con la expresión “verse el plumero”, que ha ido derivando hasta adquirir el significado actual.

Confiamos en que este artículo te haya ayudado a «ponerte las botas» sin «irte por los cerros de Úbeda» disfrutando de una agradable lectura de verano repleta de riqueza cultural que satisfaga tus necesidades educativas sin las distracciones propias en las que se vio sumido un lacayo de Fernando III cuando este lo envió a vigilar unos cerros cercanos a esta localidad jienense y que dan significado a la segunda expresión coloquial recogida en este párrafo.

« Volver a actualidad