This website uses cookies to improve the user experience, according to your browsing habits. If you continue browsing we understand that you accept their use. You can consult more information in the Cookies Policy.

Featured

Cinco criterios de lectura fácil

Published: 21 de January de 2019

¿Sabías que hasta un 30% de la población posee dificultades de lectura o de comprensión lectora? En el año 1997 la International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA) puso una solución y definió las pautas básicas para la elaboración de textos de lectura fácil (FL). Las personas que nos dedicamos a la escritura a menudo no estamos sensibilizadas con este gran público que se encuentra desatendido y deberíamos actualizarnos. Veamos cuáles son algunas de estas orientaciones:

En primer lugar, ten empatía. Piensa en todas las personas que nos rodean y que poseen dificultades lingüísticas transitorias o permanentes. Por ejemplo, aquellas que están en proceso de alfabetización, tienen dificultades escolares o padecen enfermedades seniles. Toma conciencia de tu responsabilidad como profesional de la redacción y entiende que puedes mejorar la calidad de vida de muchos ciudadanos.

En segundo lugar, cuida la forma y el contenido de tu discurso. Se trata de hacer accesible la información adaptando a un lenguaje llano tus textos. Evita las palabras y las sintaxis complejas, utiliza el lenguaje abstracto sólo cuando sea estrictamente necesario y aplica la lógica con orden, coherencia y continuidad argumental. Se trata de poner especial cuidado en escribir de una manera sencilla para que cualquier lector pueda leer y comprender fácilmente la información.

En tercer lugar, añade materiales audiovisuales que apoyen tu contenido escrito. Vivimos en una sociedad que demanda cada día más estímulos sonoros y ópticos así que adaptarlos a todos los públicos es una necesidad social. Haz que tengan una conexión directa con el texto y que su contenido también se adapte a los criterios anteriormente descritos. Piensa en cómo una imagen descriptiva que concuerde con el hilo argumental puede ayudar al lector y cómo una imagen abstracta puede desorientarlo.

En cuarto lugar, realiza una maquetación e impresión limpias y divertidas. Se agradecen los márgenes amplios, los interlineados generosos, las líneas que respetan las unidades sintácticas de los textos y las tipografías grandes y claras. Se recomienda un cuerpo de al menos 11 puntos de las fuentes Times New Roman o Garamond. El contraste entre el fondo y las ilustraciones también ayudará a poder diferenciarlos. De esta manera, los contenidos serán más comprensibles, entretenidos y atractivos.

En quinto lugar, evalúa el material con el público real destinatario. Seguro que tienes algún amigo, conocido o familiar que tiene dificultades lectoras. Con su opinión comprobarás que muchos textos se exceden en tecnicismos, poseen sintaxis difíciles y se presentan de forma confusa. También entenderás que el beneficio es mutuo cuando todas las personas podemos acceder al placer de la lectura y compartir las ideas, los pensamientos y las experiencias que nos unen.

En definitiva, la manera en que presentamos la información puede excluir a personas que tienen problemas para leer, escribir o atender. Se hace necesario incluir a toda la población en una sociedad donde la información y el conocimiento son tan importantes. ¡No dudes en implementar estos criterios para todas podamos acceder y disfrutar de la cultura!

 

  • Publicado por María Alonso Bustamante
  • Alumna de 4º curso del Grado en Estudios Hispánicos
  •  
  • Fotografía por rawpixel en Unsplash

« Back to latest

arrowgoup-black