Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede consultar más información en la Política de Cookies.

Destacados

Palabras homónimas: homógrafas y homófonas

Publicada: 15 de enero de 2020

El español es una lengua inmensamente rica en vocabulario. De hecho, según estima la Unesco, de los 7.000 idiomas existentes en el mundo nuestra lengua se encuentra en el ranking de los idiomas que más vocablos contiene con unos 93.000 aproximadamente.

No es de extrañar por lo tanto que los propios españoles no los conozcamos todos e incluso dudemos en ocasiones sobre cómo escribir correctamente ciertas palabras y/o recordar el significado de algunas de ellas.

Este el motivo que nos ha llevado a redactar este artículo. En él pretendemos aclarar algunas de las grandes dudas ante las que muchos estudiantes de español se encuentran ante la duplicidad de significados de una misma palabra transmitida de forma oral.

Atendiendo a la definición que ofrece la RAE sobre una palabra homónima: “palabra que, siendo idéntica a otra fonética y, por lo general, gráficamente, tiene distinto significado y origen”.
Las palabras homónimas se dividen en dos tipos:

Palabras homógrafas: se escriben y se pronuncian igual aunque sus significados son diferentes. La diferencia entre estas y las palabras polisémicas es que estas últimas tienen una única entrada en el diccionario.
Con algunos ejemplos lo veremos de forma más clara:
Aro: del verbo arar o circunferencia.
Alpaca: puede referirse al animal que habita en Perú o a un metal blanco parecido a la plata.
Canal: puede ser un canal de televisión o una senda acuática.
Coma: signo de puntuación, pérdida de conciencia o verbo comer.
Banco: puede hacer referencia a un lugar donde sentarse, a una entidad financiera o a un conjunto de peces.
Vino: bebida alcohólica derivada de la uva y palabra que proviene del verbo venir.
Cólera: enfado y también enfermedad.
Lengua: idioma y órgano bucal.
Amo: verbo amar y dueño.
Gato: animal y herramienta mecánica.

Palabras homófonas: se pronuncian igual aunque su origen, significado y escritura son diferentes. He aquí algunos ejemplos:
Ojear, mirar algo; y hojear que significa pasar ligeramente las hojas de un libro o cuaderno.
Abollar, hacer abolladuras a un objeto metálico;  y aboyar, colocar boyas en el mar.
Bello, hermoso; y vello, pelo corto.
Abrazar, dar un abrazo; y abrasar, quemar.
Vaya, del verbo ir; y baya, fruto de algunas plantas.
A, primera letra de nuestro alfabeto;  ha, del verbo haber; y ah, interjección.
Hay, del verbo haber; Ay, interjección.
Tuvo, del verbo tener; tubo, cilindro hueco.
Huya, del verbo huir; hulla, carbón.
Hora, relativo al tiempo; ora, del verbo orar.
Hecho, del verbo hacer; echo, del verbo echar.
Rallar, desmenuzar con un rallador; rayar, tachar un escrito con rayas.
Callo, dureza en la piel; cayo, isla arenosa.
Hasta, preposición; asta, cuerno.

Esperamos haber aclarado algunas dudas sobre el uso de nuestro vocabulario con este interesante artículo, que los términos recogidos en el mismo os sean de utilidad y ampliéis vuestro listado para enriquecer vuestro conocimiento de nuestra lengua.

 

« Volver a actualidad