Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede consultar más información en la Política de Cookies.

Destacados

La importancia de que los alumnos hablen durante la clase de ELE

Publicada: 28 de abril de 2020

El maestro tiene un papel fundamental en el proceso de aprendizaje. Todos hemos tenido buenos y no tan buenos maestros a lo largo de nuestra vida académica que han contribuido de forma positiva o negativa en nuestra percepción y grado de asimilación de las materias cursadas. Seguramente, y sin ser consciente de ello, tu predilección por ciertas áreas de conocimiento haya sido impulsada por la persona que te formó en ellas. Por esta razón, hoy abordamos un aspecto clave a través de la perspectiva de una actividad simple, pero muy enriquecedora: que los alumnos hablen durante la clase de ELE.

Una actividad tan simple y que todo estudiante acogerá de buen grado como es hablar durante la clase puede convertirse en una herramienta que, unida a dinámicas de aprendizaje basadas en interactividad de grupos, puede ser determinante para que nuestros estudiantes desarrollen mayor confianza y seguridad en su aprendizaje. El hecho de trabajar en ambientes cooperativos a través de responsabilidades individuales con el fin de alcanzar una meta común es un aliciente para cualquier alumno implicado.

Además, gracias al trabajo colaborativo no solo conseguimos que nuestros alumnos mejoren la comunicación, interactúen e intercambien información relevante. También desarrollaremos con ellos algunas facetas que pueden ser determinantes a lo largo de su carrera profesional:

Dependencia positiva. Los alumnos se unen para alcanzar una meta común comprendiendo que el trabajo de todos es el vehículo hacia el éxito. Esto les permitirá mejorar su capacidad de trabajo en equipo y desarrollar su personalidad dentro del grupo.

Responsabilidad. Cada miembro del grupo tiene que cumplir una tarea y es consciente de que su realización individual es necesaria para la consecución de un objetivo común.

Práctica en relaciones interpersonales y grupales. Los alumnos no solo aprenden contenidos, también actitudes correctas e incorrectas para con el resto de integrantes del equipo.

Criterio evaluativo grupal. A través de la toma de decisiones, los alumnos pueden establecer caminos para llegar antes a la meta propuesta.

Interacción. Trabajar “cara a cara” mejora la comunicación, la relación entre las personas y su capacidad de interactuar con el entorno más próximo. Además, está indicado para ayudar a aquellos alumnos que tengan mayores dificultades para integrarse socialmente en el grupo de trabajo.

Estas son solo algunas de las ventajas que tiene que tus alumnos hablen en el aula, pero seguro que encuentras muchas más para sacar el máximo partido a tus clases y a tus alumnos. ¿Te animas a compartirlas con nosotros? Escríbenos en nuestras redes sociales y dinos qué te ha parecido nuestro artículo de hoy y cuáles son tus estrategias para favorecer la participación de los alumnos.

« Volver a actualidad