Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede consultar más información en la Política de Cookies.

Destacados

Gerundio de posterioridad

Publicada: 26 de septiembre de 2019

Un error común a la hora de redactar un texto es el uso del gerundio de posterioridad. Por eso, el artículo que redactamos esta semana tiene como fin evitar en lo posible el uso de esta forma verbal.

Para poder explicar el motivo por el cual el gerundio de posterioridad no es correcto debemos definir en primer lugar qué es el gerundio: “Es una forma verbal que expresa una acción simultánea o anterior a la del verbo principal”. Sirvan como ejemplos los siguientes:

- “Salió de la oficina olvidándose las llaves”. Expresa una acción simultánea de ambos verbos.
- “Sospechando que se olvidaría las llaves, las cogió antes de salir”. Aquí se cumple la regla de anterioridad al verbo principal, la sospecha es previa al hecho de coger las llaves.

En qué consiste entonces el gerundio de posterioridad y cuál es el significado de este término: “El gerundio de posterioridad es el que designa una situación posterior a la expresada por el predicado principal”.

Es habitual encontrar el uso del gerundio en frases en las que una acción ocurre después de otra sin respetar, por lo tanto, la regla de simultaneidad y anterioridad. Veámoslo más claramente a través de estos ejemplos:

- “Se conocieron en verano, yéndose a vivir juntos en otoño”.
- “Comenzó las clases en septiembre, acabándolas en junio”.

En ninguno de estos casos se aplican las reglas de anterioridad o simultaneidad por lo que ambas frases incurren en este defecto.

Como conclusión, el uso del gerundio de posterioridad es incorrecto aunque se utilice de forma habitual. Si el gerundio no indica una acción anterior o simultánea a la del verbo principal deberás plantear la frase de manera diferente si no quieres incurrir en este error.

Para finalizar este artículo compartimos con vosotros estas reflexiones de María Moliner y Azorín respectivamente respecto al uso del gerundio: “El manejo del gerundio es uno de los puntos delicados del uso del español; el abuso de él revela siempre pobreza de recursos y su uso en algunos casos es incorrecto” y “Con gerundios se escribe a lo manga por hombro”.

Desde el Centro Universitario CIESE-Comillas esperamos haber resuelto esta duda tan habitual entre los hispanohablantes que nos lleva muchas veces a emplear de forma incorrecta este tiempo verbal y contribuir de esta manera al correcto uso de la gramática española.
 

Fuente: Nueva Gramática de la Lengua Española

« Volver a actualidad