Destacados

¿Vienes a estudiar un curso con nosotros? ¡Te enamorarás de Comillas!

Comillas está considerada como una de las localidades más emblemáticas de Cantabria, y es en esta ciudad donde se ubica el Centro Universitario CIESE- Comillas. No solo se trata de una villa interesante desde el punto de vista arquitectónico o paisajístico, sino que tiene una rica y variada cultura, que comparte con sus visitantes.

Publicada: 7 de mayo de 2015

El turista tendrá la oportunidad de realizar diferentes itinerarios, disponibles de manera gratuita aquí, en función de los intereses arquitectónicos y culturales que tenga. Desde la Ruta Modernista, que visita el Palacio de Sobrellano o El Capricho de Gaudí; la Ruta Monumental, que visita el antiguo y nuevo ayuntamiento, así como El Puerto; la Ruta del Cine, que ofrece la visita a al menos 10 ubicaciones que han sido protagonista de filmes y series nacionales e internacionales; y una Ruta en coche que recorre Ruiseñada, Rioturbio o Trasvía.

Si lo que te gusta es la naturaleza y descubrir la villa por ti mismo, es una zona perfecta para el senderismo, ya que cuenta con una gran playa, rodeada de un litoral de roca caliza que da lugar a formas kársticas únicas. Además, el Monte Corona (que a pesar de su nombre no es una montaña sino un bosque), permite observar espectaculares panorámicas a lo largo de las diferentes rutas que existen a disposición de todos los turistas. Por todo esto, y por algún secreto más, Comillas te encantará.

Patrimonio artístico

Comillas recibe el sobrenombre de “Villa de los Arzobispos”, ya que aquí nacieron cinco prelados que durante la Edad Media ocuparon varias diócesis. Durante muchos años, fue el lugar de veraneo del Rey Alfonso XII, y por lo tanto, se convirtió en lugar predilecto de la aristocracia de aquel entonces. Esto provocó que los mejores y más aclamados arquitectos modernistas de la época, recibieran encargos para construir grandes y lujosas casas, dignas de la corte del Rey.

La arquitectura de la ciudad ha mantenido una gran parte de sus orígenes como calles empedradas o antiguas plazuelas, entre las que destacan las magníficas casonas solariegas. Con el fin de mantener el espíritu de la época y la tradición,  muchas de estas casas aún conservan los escudos que marcaban el linaje de las familias que las habitaban.

« Volver a actualidad