Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede consultar más información en la Política de Cookies.

Destacados

Instagram como recurso educativo

Publicada: 25 de septiembre de 2018

Instagram puede convertirse en una herramienta perfecta para enseñar español. En este artículo te enseñamos algunos trucos para sacarle el máximo partido:

- Crear un archivo de imágenes. Sería interesante que cada estudiante subiera una fotografía relacionada con un tema propuesto por el grupo. Usar cada imagen como recurso para reforzar el vocabulario es de especial interés para fijar los conocimientos adquiridos y, sin duda, es una metodología de enseñanza sencilla y muy visual.

- Ser el eje de una clase. En niveles superiores, especialmente B2, C1 y C2, puede ser muy práctico presentarles a los alumnos una imagen y que den rienda suelta a su creatividad. Las posibilidades son múltiples pero sería conveniente apostar por una tormenta de ideas sobre la fotografía e incluso instar al grupo a escribir un pequeño relato en común sobre lo que les sugiere lo que acaban de ver.

- Convertirse en un recurso nemotécnico. Subir imágenes alegóricas a lo impartido en una clase puede ser una magnífica manera de que el estudiante recuerde con rapidez el vocabulario, las expresiones y la gramática que se haya explicado en una unidad didáctica.

- Seguir a aquellos “instagramers” cuyos post estén dedicados a la lengua española, a la gramática, ortografía o que contengan recursos visuales valiosos. Instagram es una plataforma perfecta donde encontrar multitud de resúmenes, composiciones y gráficos con los elementos más importantes de nuestro idioma que nos ayuden a repasarlos y memorizarlos.

Para los estudiantes no siempre resulta sencillo el aprendizaje de una sengunda lengua. Por eso, contar con el apoyo de Instagram puede ayudar a la enseñanza ELE a convertirse en una actividad mucho más llevadera y sencilla. El uso de una metodología distinta también motiva a los alumnos y genera empatía con el docente. En definitiva, se trata de amoldarse a los nuevos tiempos, beneficiarse de lo que las nuevas tecnologías pueden aportarnos y de convencer a los estudiantes de que su teléfono móvil puede ser un gran aliado para que el aprendizaje de español resulte más ameno y sencillo.

« Volver a actualidad