Destacados

Idiomas y tecnología: Condenados a entenderse

La evolución de las nuevas tecnologías ha traído consigo el desarrollo de nuevas maneras de acceder a la información. Internet nos ha conectado y las distancias físicas han perdido el sentido, dibujando un nuevo futuro de la comunicación, pero ¿cómo ha influido esto en la forma de estudiar idiomas?

Publicada: 4 de enero de 2016

Los alumnos cada vez tienen acceso no sólo a mayor cantidad de información, sino que el límite geográfico de ésta ya no existe. Pueden aprender idiomas con un profesor a distancia gracias a Skype, ver tutoriales de gramática en Youtube o acceder a diccionarios semánticos y fonéticos como WordReference. Los alumnos no sólo pueden acceder a clase sino que también pueden quedar entre ellos con el único límite de sus husos horarios para practicar la pronunciación de un idioma.

Mientras los alumnos del siglo XX consultaron pesados tomos de enciclopedia en largas hileras de libros de biblioteca, hoy en día el conocimiento está a una búsqueda en Google en los smartphones, tablets y ordenadores de todos los usuarios. Aquí todavía queda camino por recorrer  ya que no todas las páginas son totalmente fiables y tiene que ser el alumno, o el profesor que los guíe el que determine si el recurso encontrado en la red es o no del todo fiable. 

Sin lugar a dudas, todas las herramientas suponen un apoyo y una plataforma para perfeccionar un idioma, de un valor incalculable. Sin embargo todos estos servicios a los que un estudiante tiene acceso sólo pueden ser complementarios de una formación con profesionales de la educación, ya que en muchos casos este material es inútil sin una guía de formación. 

Esta revolución tecnológica en el campo de la enseñanza, que acorta distancias y acerca personas, tan sólo acaba de comenzar. Ya a nadie le sorprende estudiar un curso a distancia  través de una plataforma virtual y hace muy pocos años, eso nos podría sonar a ciencia ficción. Eso sí, lo que no se puede sustituir es la labor de los profesores orientando y aconsejando a los alumnos ya sea en persona o a través de plataformas virtuales.

« Volver a actualidad