Destacados

151 años de historia. Ramón María del Valle-Inclán

Publicada: 24 de octubre de 2017

El próximo 28 de octubre se cumplen 151 años del nacimiento de uno de los autores claves de la literatura española del siglo XX, Ramón José Simón Valle Peña, también conocido como Ramón María del Valle-Inclán.

Existen muchas curiosidades sobre su vida y obra que no son conocidas por todos, por eso, para conmemorar el aniversario del nacimiento del padre del “esperpento” y de obras tan importantes como “Luces de Bohemia” o “Divinas palabras”, hemos querido recopilar algunos datos que seguramente llamarán tu atención.

Como hemos mencionado anteriormente, su nombre real era Ramón José Simón Valle Peña. El nombre artístico lo tomó de un antepasado paterno.

Su pasión por la literatura le vino casi desde que nació y es que su padre fue escritor aficionado y contaba con una biblioteca espectacular. Además, en su vida fueron apareciendo figuras que le inculcaron el amor por las letras, como fueron José Zorrilla o su maestro y poeta pontevedrés Jesus Muruais, al que precisamente le dedicó el libro Femeninas. Seis historias amorosas (1895).

Comenzó a estudiar Derecho, porque así lo quería su padre. Sin embargo, con la muerte de su padre en Villanueva, y a la edad de veinticuatro años, es liberado del compromiso paterno, abandona la carrera de Derecho y decide dedicarse a su verdadera pasión: la escritura.

Tenía un carácter complicado, en tanto en cuanto que destacaba por ser un gran orador pero la capacidad de escucha no era su fuerte. Tampoco dudaba en “enfrentarse” a quien tenía delante si las ideas eran contrarias a las suyas. Así, por ejemplo, se sabe que una vez tuvo un fuerte encontronazo en pleno centro de Madrid con otros dos miembros de la Generación del 98: Miguel de Unamuno y Pío Baroja. Valle-Inclán se encontraba paseando por la madrileña Carrera de San Jerónimo, donde coincide con Miguel de Unamuno y Pío Baroja, los tres hostiles entre sí en lo que se refiere a teorías literarias, no reconociéndose ningún mérito entre ellos. A pesar de presentar Pío Baroja a Valle-Inclán y Miguel de Unamuno, no pasan ni ochenta pasos sin que acabaran insultándose, gritándose y finalmente separándose antes de acabar el paseo por la calle.

Se considera que fue una persona pícara e inteligente pues, según se dice, consiguió vivir durante muchos años del Estado sin trabajar. Y es que, aunque tuvo varios cargos de funcionario, estuvo cobrando de los mismos pero sin acudir a su puesto de trabajo. Recordemos que Valle-Inclán fue una persona muy popular, pero en su momento no tuvieron demasiada aceptación ni sus libros ni sus obras de teatro. Como bien dijo: "Yo, hasta ahora, jamás he ganado cosa alguna con mis libros. De los primeros he vendido hasta cinco o seis ejemplares; de los últimos vendo alguno más, pero nunca lo bastante para costear las ediciones".

Y es que, Don Ramón María del Valle-Inclán nunca dejó indiferente a nadie. Siempre tuvo claro que para triunfar como escritor debía fabricarse un personaje lo suficientemente atractivo como para que la gente se fijara en él. Como el mismo se presentaba en las páginas de la revista Alma Española: “Este que veis aquí, de rostro español y quevedesco, soy yo: Don Ramón María del Valle-Inclán”. Genio y figura.

« Volver a actualidad